Resysta, un material, infinitas posibilidades ~ Prolyco
1365
post-template-default,single,single-post,postid-1365,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Resysta, un material, infinitas posibilidades

El uso de la madera en los espacios exteriores no es nada nuevo, sin embargo, con los avances de la tecnología es posible encontrar materiales que simulan este acabado natural, aunque con propiedades sustentables y durabilidad extra.

Tal es el caso de Resysta, novedoso material híbrido elaborado a partir de cáscara de arroz, aceites minerales y sales, lo que lo convierte en un material ecológico y extremadamente resistente a la intemperie y que se puede colocar cerca del agua tanto dulce como salada por que resiste la humedad.

A nosotros nos encanta, os dejamos algunas fotos con ejemplos de obras de construcción y reformas en las que la hemos usado,  la recomendamos a nuestros clientes por todos los motivos que a continuación detallamos:

Aparte de tener una gran apariencia a madera natural, tener un mínimo mantenimiento y una gran variedad de tonalidades, se puede aplicar en cualquier superficie vertical u horizontal, suelos de terrazas y porches, muros, cielos, fachadas, pérgolas, portones, muelles, barcos y  superficies cercanas a la playa o al agua de la piscina, tanto dulce como salada sin tener problemas con la intemperie.

Resysta puede estar al contacto con el agua, ya que tiene un porcentaje de absorción muy bajo, también puede estar cerca de asadores, ya que según el NFPA de Estados Unidos tiene una propagación de flama de 25 y emisiones de humo en 450, siendo un buen material para estar en áreas como éstas. También las mascotas pueden estar en el  sin ningún problema, según aseguran sus fabricantes.

Lo mejor de todo es que tiene un muy  bajo mantenimiento, ya que de inicio se le aplica un recubrimiento y posteriormente se limpia con agua, lo que hace que a largo plazo sea un material económico.

En tonalidades muy claras casi no es necesario (el mantenimiento), pero en tonalidades oscuras al pasar varios años es posible que el contacto directo con el sol vaya desgastando un poco el color, pero con una simple aplicación del recubrimiento queda listo nuevamente.

Es resistente, por lo que soporta los muebles y objetos típicos de las terrazas y áreas exteriores, con una duración de aproximadamente entre 15 y 25 años, explican sus creadores, dependiendo de si está en una zona comercial o residencial.

Su aplicación es similar a la madera, aunque requiere instalación especializada porque se une por medio de clips, lo cual deja la superficie libre de tornillos o clavos.

Por supuesto hacemos referencia a su web en la que nos hemos basado para escribir estas lineas.

www.resysta.com.